EL ARBOL CON ESTRELLITAS - Anónimo PDF Imprimir E-mail
EL ARBOL CON ESTRELLITAS
Anónimo


Cuento

La noche en que nació el Niño Jesús reinó gran alegría en el cielo.
Cerca de la cueva del pesebre crecían una palmera, un abeto y un olivo. Y los tres árboles fueron testigos de la llegada de gentes con regalos para el Niño. La palmera dijo a sus vecinos:
-Yo llevaré al Niño mi palma más grande y bonita.
-Yo le daré aceite de mis frutos para ungirle los piececitos -dijo el olivo.
El abeto empezó a llorar, porque no podía darle nada. Y sus lágrimas de resina caían al suelo. Pero, un ángel que había visto lo ocurrido, llamó a uno de sus compañeros y fueron encendiendo todas las estrellas de diciembre, de modo que el cielo parecía una infinita pradera de margaritas.
Y los dos ángeles, de aquellas estrellas, fueron tomando las más bellas y bajaron a colocarlas en las ramas del abeto. Ambos se maravillaron de lo hermoso que había quedado el arbolito, que sonreía de gratitud; radiante de luz y de dicha, fue avanzando despacito y se puso a la puerta de la cueva.
Los azules ojitos del Niño brillaron de alegría. Y luego sonrió y su sonrisa fue el mejor premio para el humilde abeto.
Desde entonces, las piadosas gentes adornan el abeto en Nochebuena con estrellitas que resplandecen iluminadas por pequeñas bombillas de colores...